miércoles, 1 de agosto de 2012

El entrenamiento Rumbo a la distancia.

A principios de año era difícil arrancar el entrenamiento, después de subir unos cuantos kilos luego del maratón del año pasado, fue muy muy difícil retomar el entrenamiento, el miedo a las lesiones y también la "presión" de volver a llegar a cierto nivel me ponían tenso. Afortunadamente he retomado el camino, esta temporada gracias a Dios no he tenido ninguna lesión fuerte, dolores ni nada por el estilo!

El que no crea que entrenar a un nivel al que no estás acostumbrado es fácil no sabe qué es el deporte, qué es sentir lo físico, sentir que se te queman las piernas, sentir que no puedes mas, pero si puedes! porque mas allá de lo físico mas allá de la falta de respiración y mas allá del dolor, está el espíritu mismo del deportista.

Recuerdo de chamo los 3 entrenamientos diarios en el TaeKwonDo eran unas 6 horas de entrenamiento duro, ejercicios impensables, dolor, golpes, ampollas en los pies, el olor a deconrub... Muchas cosas me acuerdan lo que es ser un atleta completo y lo que significa llegar a este esfuerzo.

Nunca se me olvida lo duro que es, y los objetivos son los mismos, en el fondo solo quería ser mejor cada día y en aquellos años llevar trofeos en mi casa, medallas a mi casa. Ese es el ejemplo que tengo de mi padre, mi casa siempre estuvo llena de trofeos, medallas y cuentos de mi viejo que en sus años mozos logró que el deporte fuera mi bandera, llegando a correr el maratón en 2:38 minutos, todo un duro.

Quiero que sepan algo, y creo que es la enseñanza principal para cada deportista, para cada corredor en este caso, en fin para cualquier atleta. La clave no es superar a nadie, a ninguno de tus competidores, yo  entiendo y promulgo que la meta es superarse a sí mismo, tanto como amarte a ti mismo que darás absolutamente todo lo mejor de ti, eso es amor por tí, eso es el triunfo mas grande, superarte, saber que lo dejaste todo, que superaste tus miedos... Después de eso creo que no hay competidor posible que pueda alcanzarte o ganarte, tener la confianza de que eres todo lo que puedes ser, que te amas tanto, das hasta el ultimo suspiro por ti mismo, ya eres el ganador. Ya puedes ganarle a cualquiera. Nadie podrá vencerte.

En el entrenamiento es donde se desarrollan todas los caminos posibles para llegar a ese punto en donde  ya no hay vuelta atrás, eres un triunfador, eres un vencedor al poder superarte cada día mas y mas, lo mejor que puedes hacer es dar lo mejor de ti cada día, sin excusas, sin flojera, tienes que darle y darle hasta que "ya no puedas mas" aunque siempre podrás MAS.

Las metas se cumplen soñandolas y luego trabajando por ellas día tras día. El tiempo de Dios es perfecto. Tienes el derecho y el deber de llegar a la cima.

Adelante! SS.